logo



Un paintball en una despedida de solteros siempre es una garantía. ¿Quién no quiere dejarle un recuerdo al novio para el día de la boda? Por supuesto, Lisboa no es una excepción a este hábito y por ello ponemos a vuestra disposición un campo de juego a 15 minutos del centro de la ciudad, al cual podéis ir y volver todos juntos en uno de nuestros mini-buses (suplemento adicional).

Incluido en el servicio:

  • 3 horas de partida al aire libre
  • 100 pelotas de pintura
  • Equipamiento completo (máscara, protector de cuello y cargador semi-automático)
  • Cuatro escenarios diferentes
  • Personal certificado