logo



Avenida da Liberdade.

La Avenida da Liberdade es el lugar ideal para “comprar unos trapitos”. Eso sí, no olvidéis la cartera, porque en ella se encuentran las tiendas con más glamour: Prada, Versace, Gucci…

Liberdade y sus alrededores muestran la Lisboa de contrastes: por un lado los hoteles y tiendas de lujo, y callejeando un poco nos encontramos con la Lisboa “auténtica”, con pisos de tres o cuatro alturas mal conservados y habitados por lisboetas de toda la vida, con los tendales en las ventanas, pequeños bazares y bares, peluquerías… es como un pueblo en el que todo el mundo se conoce. Lo que muchos llaman el “charme” de Lisboa, su “encanto”.

En la parte superior de la avenida tenemos la Rotonda del Marquês de Pombal, la principal arteria de circuación de Lisboa cuando se viaja en coche, y por el Parque Eduardo VII, un buen sitio para pasar una resaquilla en vuestra despedida de soltero  a la sobra de sus árboles, disfrutando de sus cuidados jardines mientras os sacáis unas bonitas fotografías como recuerdo de Lisboa desde la parte más alta del parque.

Los 7 carriles de la Av. da Liberdade acaban dejándonos en la Praça de Restauradores, que marca el comienzo de la Baixa.

¿Quieres conocer más sitios de Lisboa?